Crónica Alterna Festival 2018

Ya han pasado unos días desde que finalizara el Alterna Festival, suficiente para que los cuerpos se recuperen y podamos realizar la crónica de un festival que nos ha encantado.

Las fechas en las que se ha realizado el festival hacían pensar que quizá, la elevada oferta de festivales con mayor renombre y con carteles repletos de artistas de alto nivel tanto nacionales como internacionales, podría jugar una mala pasada a un festival pequeño como este.

Sin embargo esa competencia no fue suficiente para frenar a los cerca de 10.000 asistentes que pasaron por El Bonillo estos tres días de julio y que querían disfrutar de un ambiente más tranquilo y relajado y de una buena sesión de música alternativa. Pero, como ya adelantábamos en artículos anteriores, el festival no se reducía a la música, y es que desde las 12 del mediodía hasta bien entrada la tarde podíamos disfrutar de amenos talleres que hacían mas entretenida la espera. Estos talleres se realizaron en el parque de la localidad bajo la sombra de los árboles, con lo que, además se evitaba el Sol abrasador de Julio. Así, pudimos ver talleres de slackline, acro-yoga o masajes entre muchos otros.

El Jueves pudimos disfrutar de un día de punk-rock cañero con grupos como Lendakaris Muertos, Non Servium, Narco o Sínkope. Mención aparte creemos que merecen los noveles Insaniam que a pesar de la difícil hora a la que tocaron lo dieron todo tanto musicalmente como visualmente, y es que su puesta en escena es digna de ver. Entre tanto punk, El Niño de la Hipoteca calmaba la agitación con sus rumbas alegres y animadas.

 

 

El viernes comenzaba el festival con todo su esplendor, comenzaban los talleres, la gente se refrescaba en la piscina y llegaba el turno de los grandes grupos. De nuevo, al igual que el día anterior, el Sol dificultaba las actuaciones de los grupos, y es que tratar de ofrecer un gran espectáculo bajo un sol abrasador y una temperatura que superaba los 30 grados no es sencillo. aún así los primeros grupos descargaron todo su arsenal para ofrecer al poco público que se atrevía a ubicarse cerca del escenario. A.N.I.M.A.L, Rat-Zinger y Hora Zulú fueron, en ese orden, los encargados de combatir el calor con su música. y vaya si lo consiguieron. Ya con una temperatura más agradable llegaban los platos fuertes del día, Boikot, La Raiz y Asian Dub Foundation, conciertos donde se pudo alcanzar un lleno total del recinto del evento. Finalmente los encargados de cerrar la jornada fueron la banda de ska Dubioza Kolektiv y Funkiwis.

El sábado y último día de festival fue un día de paradojas, y es que mientras disfrutábamos de la fiesta tan increíble que estaba teniendo lugar en El Bonillo, una vecina de esta localidad sufría un varapalo político, y es que María Dolores de Cospedal perdía la posibilidad de llegar a la presidencia de su partido político. Este último día supuso la continuación de la tónica de los días anteriores, muy buen ambiente, fluidez en las actuaciones y sobre todo, un genial sonido. En pocos eventos hemos podido disfrutar de una forma tan nítida de la música de los artistas, sin importar el género del que proceden. un buen ejemplo fue el contraste entre el rock tranquilo de Rosendo y el hardcore-punk de Soziedad Alkohólika que suele tener problemas acústicos. La puntilla final al festival la dieron Trashtucada, Riot Propaganda y uno de los grupos más esperados, The Qemists.

En resumen un gran festival, pequeño pero fiel a sus seguidores, que no busca la masificación sino fidelizar asistentes. Cosa que creemos que consigue con unos precios asequibles en la barra, un recinto muy adecuado con unos talleres muy divertidos y amenos con la colaboración de la asociación Rolling Cyrcus.

 

 

Deja un comentario