El Cadillac de Loquillo conquista La Roda

El ambiente festivo de La Roda auguraba una gran noche, y Loquillo no defraudó, ofreció un recital que hizo saltar a todo el público.

La noche empezaba haciendo sufrir a los asistentes con un calor sofocante incluso cuando ya caía el sol, aunque haría falta algo más que calor para apaciguar los ánimos de la gente que se desplazaba hasta la plaza de toros de la localidad, una ubicación que permitía a los asistentes permanecer a pie de escenario o bien sentarse y descansar en la gradería. Tales eran las ganas de Rock&Roll que a la hora de apertura de puertas (una hora y media antes del inicio del concierto) ya podíamos ver colas para entrar, algo que se fue repitiendo durante los siguientes minutos hasta conseguir un lleno total de la plaza de toros.

Loquillo consiguió congregar asistentes de todas las generaciones, demostrando que el rock no entiende de edad: adolescentes, jóvenes, e incluso los más mayores se animaban a subirse al Cadillac con “El Loco”.

Durante las algo más de dos horas de concierto el rocker y sus acompañantes dieron un recital de música a una elevada intensidad, lo que consiguió conquistar al publico, llegando a establecerse ese vinculo entre artista y público que tan atractivo resulta. Y es que canción tras canción el público y Loquillo exhibían muestras recíprocas de cariño, los primeros coreando las canciones y vibrando con cada acorde y el segundo devolviendo estas muestras de afecto llegando incluso a bajar con el público, al foso.

Pudimos ver al público disfrutando y saltando con unos artistas que se deleitaban a ellos mismos con unos solos increíbles. En resumen, asistimos a un espectáculo que no dejó a nadie indiferente y en el que todos se lo pasaron bien, tanto asistentes como artistas.

En nuestra Galería disponéis de más fotografías

 

Deja un comentario