Segundo avance del cartel de Viñarock 2018

Ya tenemos otra treintena de bandas que sumar a las que ya conocíamos, y es que se ha publicado un nuevo avance de cartel, el segundo, con lo que posiblemente, únicamente veamos un avance más.

Tras este anuncio el segmento de rock del cartel queda completado con grupazos de la talla de Soziedad Alkohólika, Boikot (no podía fallar el grupo con más asistencias a ViñaRock), a los que acompañaran clásicos del festival como Hamlet, El Ultimo ke Zierre o Josetxu Pipperak, grupos que nunca defraudan y que ejemplifican la tendencia conservadora de la línea del festival, aunque no por ello defrauda.

En el segmento de rap podríamos destacar la presencia de Tote King y Falsalarma como grupos “de referencia”, acompañados de nuevos artistas “underground” como Ayax y Prok o Hard GZ. Por su parte, entre los artistas del escenario Viña-Grow se ha confirmado la asistencia de uno de los referentes de reggae del país: Swan Fyahbwoy con Forward ever band, además de Nikone y Sr.Wilson entre otros.

Con estas confirmados vamos teniendo un cartel muy completo y repartido, lo que incrementa cada vez más las ganas de que lleguen los días 28/29/30 de Abril y podamos volver a vernos en el mejor festival de rock del país. Las entradas están disponibles en la web oficial

segundoavance-768x846

Primeros artistas confirmados para el ViñaRock 2018

Ya conocemos los primeros artistas invitados a la vigésimo tercera edición de ViñaRock. En este momento el cartel va cogiendo forma con la treintena de actuaciones que podremos difrutar en el último fin de semana de Abril de 2018.

De momento, podemos ver en el cartel los grupos “fijos” que nunca fallan y que nunca defraudan en Villarobledo, grupos habituales en los escenarios del mayor festival de rock de España como La Pegatina, Narco o los incombustibles Desakato.

Ya podemos intuir que la distribución de estilos será semejante a la de ediciones anteriores, con el rock a la cabeza como elemento fuerte, flanqueado por los grupos más notables del país de reggae y rap. A destacar la presencia de Riot Propaganda (Habeas Corpus + Los Chikos del Maíz) que se encuentran inmersos en su gira de despedida, y Green Valley, el grupo estrella del reggae español.

Nos hace especial ilusión ver grupo clásicos como Porretas o Medina Azahara, los grupos de “toda la vida”, siempre al pie del cañón.

Esperaremos con ganas los siguientes artistas que se vayan incorporando al cartel que, de seguro,  no dejará a nadie indiferente. Aunque la diversión y el buen rollo estarán siempre asegurados.

primer-avance.jpg

Marearock 2017: El sonido del punk

marearock 2017.jpg

 

Julio, Elche, calor y mucho punk. Un festival pequeño en tamaño a la par que largo en su duración, 4 días de música intensa junto a un grupo de gente que acababas conociendo como si fueran amigos de toda la vida. La organización, con gran acierto, consigió habilitar el pabellón de la Feria de Alicante permitiendo la acampada en su interior por un módico precio y así resguardarse del sol abrasador. Sin embargo el recinto interior se convirtió en una trampa, problemas con el aire acondionado convertían el pabellón en un gran horno con una temperatura tan elevada que muchos sacabamos los colchones de las tiendas por la noche, mientras que por el día la mayoría prefería salir fuera a la sombra del edificio buscando una temperatura más agradable. Otros invonvenientes se fueron presentando a la organización, entre otros, cortes de luz que impedían los conciertos los primeros días y problemas con las empresas suministradoras de los baños portátiles que provocaron que hubiera menos de los pretendidos, a pesar de ello, la posibilidad de hacer uso de los baños del pabellon fué uno de los mejores detalles de este festival. Y es que fueron muchos los aspectos que han hecho de este festival uno de los mejores a los que he asistido: fuentes de agua gratuita, posibilidad de pasar botellas de agua al recinto de concierto, seguridad privada respetuosa y nada opresiva, precios bastante buenos en el interior (cubalitro de Voll-Damm 7€) y conciertos gratuitos durante toda la tarde fuera del recinto.

En cuanto a la música, el cartel incluía grupos de varios “niveles”, desde artistas de la zona poco conocidos a los que se les daba la gran oportunidad de tocar en un festival de cierta relevancia, hasta grupos ya consolidados de la talla de Soziedad Alkohólika o Lendakaris Muertos. Un gran ambiente, con buena música y buena gente, todo ello permitió a los asistentes pasar grandes momentos bailando y cantando. Además, muchos de los grupos aprovecharon la ocasión y dedicar unos minutos reivindicativos a los asistentes que vitoreaban las proclamas de los artistas.

 

Viñarock 2017: cantando bajo la lluvia

viñarock-2017.png

 

La XXI edición del Viñarock será recordada, muy posiblemente, como una de ediciones con el peor clima. Sin embargo, ni el frío, ni la lluvia, ni los truenos pudieron con las ganas de pasarlo bien y disfrutar de uno de los festivales mas conocidos del país.

El sol reinaba en Albacete en los días anteriores al último fin de semana de Mayo de 2017 y todo hacía pensar que tendríamos un nuevo Viñarock caluroso y que sería necesario, de nuevo, recurrir a una/s cerveza/s fría/s para aguantar las abrasadoras tarde. Según se acercaba el fin de semana un fuerte viento amenazaba con dificultar la vida viñarockera, y ya el viernes las nubes empezaban a hacer acto de presencia. Conforme avanzaba la tarde y se acercaba la noche el frío era cada vez más notable. Ya de madrugada, las primeras gotas empezaban a caer y, animándose tanto como los asistentes al festival, las nubes empezaban a descargar, uniéndose un frío invernal y una lluvia incesante, resultando en una combinación que ponía a prueba la resistencia de los viñarockeros y que tuvimos que aguantar hasta el último día, y es que, por capricho del destino, el día del retorno volvió el sol y el calor sofocante.

Ha sido ésta una de las ediciones climáticamente más duras, lluvia, viento y frío. Algunas tiendas se inundaban, los toldos improvisados salían volando, las piquetas de las tiendas se soltaban, se generaban enormes charcos de barro en los escenarios y el frío y la lluvia congelaban a cualquiera. Probablemente el único sitio donde la temperatura era más alta era en los conciertos, donde el acúmulo de gente unido al movimiento en los pogos aumentaba la temperatura corporal.

Quizá, este mal timpo fuera el responsable de que la afluencia de gente se redujera. Durante el día apenas se veían algunos grupos de viñarockeros paseando por la avenida y de noche todos buscaban refugio.

Los grupos tuvieron que luchar con este handicap y tratar de animar a gente que llegaba fría a los conciertos. Muchos lo trabajaron, y muchos lo consiguieron. Un gran mérito de gandes grupos como Narco, Desakato o Non Servium que consiguieron mover a la gente de sus tiendas y ponerlas a saltar sobre los charcos de barro.

La organización falló en las cuestiones de siempre: limpieza, precios y en la falta de previsión ante las necesidades de la gente. Y es que la salida del recinto se conviertió en una suerte de arenas movedizas donde el pie se embarraba hasta el tobillo en algunas zonas.

A pesar de haber sido un Viñarock muy díficil, creo que todos los amantes de los festivales estamos ya contando los días para volver.